Como Vivir en la Alegría

1 DE FEBRERO DE 2018

Hubo un momento en mi vida cuando parecía como si las circunstancias estuviesen todas conspirando para hacerme sentir abatida. Me despertaba cada mañana sintiéndome bastante triste, pero en mi mente todavía había una chispa de luz que me llevaba a pensar, “Te has sentido peor antes. Hoy puedes seguir adelante.”

Finalmente una mañana desperté tan abatida que incluso la chispa de luz se había ido, y pensé, “Estamos entrando en un nuevo terreno— ¡no puedo recordar haberme sentido así nunca antes!”

Entonces realmente empecé a tener miedo, como si me estuviese deslizando hacia abajo en una pendiente peligrosa sin ninguna habilidad para parar. En ese punto—no sé cómo ocurrió realmente: tal vez la gracia de Dios, las bendiciones del Gurú, o el buen karma—surgió en mí una fuerte determinación de luchar. Sabía que si no tomaba medidas fuertes de inmediato para resistir este tirón hacia abajo, este comenzaría a ganar la partida.

 

 

 

 

 

 

 

Pon en tu hogar esta afirmación para el gozo

Con determinación (motivada no en menor medida por el miedo) luché con cada arma que tenía, usando las enseñanzas y técnicas de Paramhansa Yogananda. Encontré una tarjeta de Navidad vieja con la palabra GOZO impresa, estampada en relieve con letras doradas. La recorté cuidadosamente y la pegué en una ventana en nuestra habitación donde la vería durante el día: un recordatorio de por lo que estaba luchando. (Incluso ahora, muchos años después, todavía puedo ver esas letras doradas claramente en mi mente).

En el nivel físico, hice los Ejercicios de Eneregetización con consciencia más dinámica y salí a caminar con energía regularmente. Encontré más formas de servir a los demás y estar ocupado para que mi energía no cayese.

En el nivel mental/emocional, actué tan feliz como pude cuando estaba con los demás (incluso si no me sentía así interiormente); no hablé de temas negativos, sino que traté conscientemente de llenar mi mente con cosas que me hiciesen feliz. Me determiné a no bajar la guardia ni siquiera por un momento ante la energía que tira hacia abajo. Y a mi cuarto volvía a menudo a mirar las letras doradas de GOZO.

A nivel espiritual, fui más en profundidad en meditación, y pude sentirme mejor en esos momentos. Mantuve mi mente constantemente dedicada a cantar interiormente los cantos de Yogananda, o repetía mentalmente el mantra “Om Gurú.”

Entonces encontré algo que había escrito Yoganandaji: “La vida es un lucha por el gozo durante todo el camino. Que pueda pelear para ganar la batalla en el mismo punto donde me encuentro ahora.” Sus palabras resonaron profundamente en mi corazón, y estimularon mis esfuerzos para luchar. Finalmente el pico de mi determinación se hundió en la pendiente resbaladiza de la infelicidad, y pude detener mi caída.

 

Luego comenzó el ascenso. Cada día me sentía más ligera y libre de los estados de ánimo oscuros. Finalmente, amaneció un día en que irrumpí otra vez en un terreno nuevo, pero esta vez me esperaba un paisaje diferente. Comenzó a llenarme una sensación de gozo, que no se parecía a nada que hubiese experimentado antes. Se quedó conmigo por muchos meses; luego disminuyó lentamente, aunque no por completo. El recuerdo de esa experiencia ha permanecido, siempre como un recordatorio de por qué luchar.

Hay muchas lecciones a partir de esta experiencia, que he aprovechado a través de los años:

1. Reconocer cuando es momento de luchar, y entrar en acción.
2. Ejercer una determinación inquebrantable—al final siempre triunfa.
3. Confiar en que los guías divinos están siempre con nosotros para protegernos y guiarnos a través de nuestras pruebas.
4. La resolución de cada prueba trae un gozo mayor.
Cuando te lleguen las pruebas, amigo, recuerda reunir valor y determinación para ganar la batalla en el mismo punto en que te encuentras.

En amorosa amistad,

Nayaswami Devi

Si deseas conocer acerca de nuestros cursos pulsa la siguiente imagen:

Comments are closed